Las clasificaciones son en muchos ámbitos formas de aprender determinados conceptos, pero no siempre nos paramos a analizar de dónde vienen o si guardan cierta lógica.

En muchos gimnasios, charlas, revistas, hemos escuchado los dos términos que se exponen a continuación: Ejercicios AERÓBICOS y ANAERÓBICOS.

Ambos, hacen referencia a la obtención de energía durante el ejercicio. Así mismo, vinculan las adaptaciones metabólicas con la duración de la actividad.

En el ejercicio aeróbico se necesita la presencia de O2 y en lo anaeróbico se prescinde de él.

¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA REALMENTE EL METABOLISMO?

Lo común es pensar que el entrenamiento aeróbico conocido en la actualidad con el término de ¨cardio¨ es la mejor manera de «quemar calorías» o de trabajar el sistema cardiovascular.

Pero la realidad es que el organismo no comprende de ejercicios ni de gestos, entiende solo de fuerzas. Por lo tanto, es la musculatura la que responde en función de la demanda del estímulo mecánico que se le da.

«La fisiología es la respuesta del cuerpo a la física»

En cualquier escenario donde se refiera el trabajo cardiovascular, está presente la labor mecánica de la musculatura. Es decir, la actividad del músculo es la que provoca el trabajo aeróbico/anaeróbico dentro de nuestras células.

ORIGEN, CONTEXTO Y CONCEPTO

Intentemos ir un poco más allá… El concepto cardiovascular se conoce por Kenneth Cooper a través de su libro «aerobics». El éxito fue tal, que se asoció el término aerobics al trabajo cardiovascular y ello a la «actividad de cardio», tan de moda a día de hoy.

Tenemos la creencia de que puedes entrenar actividades físicas como: pesas, cardio o estiramientos y que, para cada uno de ellos, existe un entrenamiento.

Si nos paramos a analizar y vemos desde otra perspectiva, es la musculatura la que participa en cada uno de ellos y son las fuerzas las que generan el estímulo.

Entonces, se puede afirmar que la musculatura es la que trabaja y el sistema cardiovascular es el que ofrece el soporte. Siendo así, podemos ver los efectos sobre el sistema cardiovascular de cualquier esfuerzo muscular.

Por un lado, el trabajo de Cooper buscaba aislar la actividad aeróbica mediante una ruta metabólica, en la cual, utilicemos O2.

Sin embargo, el error conceptual de muchos de nosotros, es no entender que las vías metabólicas actúan de forma sincronizada y colectiva para asegurar la máxima eficiencia de nuestras células.

Se pensó y asoció que la vía aeróbica era la más importante, sin tener en cuenta la repercusión de las diferentes vías y su imposible aislamiento.

La vía aeróbica se nutre de piruvato y es este sustrato el que procede de una vía glucolítica de tipo anaeróbico.

Con lo que la posibilidad de que un ejercicio sea de un tipo u otro se desmonta observando la función celular desde sus inicios.

Con esto, no pretendo decir que correr, nadar, pedalear, sean actividades con predominancia de la vía aeróbica. Más bien, explicar que para su máxima eficiencia, necesitamos mejorar el funcionamiento del metabolismo anaeróbico.

APLICACIÓN PRÁCTICA

El trabajo de fuerza, ayuda a conseguir adaptaciones musculares que permiten maximizar el rendimiento en multitud de deportes de resistencia.

La idea surge porque siempre vamos a acumular ácido láctico en un esfuerzo muscular intenso.

Para llevar a la capacidad aeróbica a su máximo potencial, se debe estimular la vía oxidativa a través de la acumulación de pirúvico, para la posterior mejora en la resínteis de ATP.

El objetivo es entender que la musculatura es el sistema mecánico sobre el que se sirve la vía aeróbica (la mayoría de mitocondrias se encuentran en el tejido muscular).

La pérdida de función muscular es clave para entender las limitaciones de gente mayor y sedentaria.

Texto adaptado de Resistance Institute. Fisiología y adaptación a las fuerzas. Master en mecánica del ejercicio.

Artículo escrito por: Javier Misa Álvarez.

BIO: Graduado en CAFYD. Preparador Físico en Academia Fonseca, academia de preparación de oposiciones a Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local en Vigo. Alumno de RESISTANCE INSTITUTE (Master en mecánica del ejercicio). ISAK NIVEL I. Redactor en Saludyfisico.